You are here

De Safari por Madrid con niños

África nos queda bastante lejos...Menos mal que a 50 kilómetros de Madrid, en Aldea de Fresno, econtramos una minisabana madrileña, el Safari Madrid. Aquí podemos disfrutar de animales salvajes en semi-libertad gracias a un proyecto del famoso naturalista Félix Rodríguez de la Fuente. Nuestra colaboradora Marta del blog Mamás, Peques y Súper Planes y su familia fueron a investigar.

Safari Madrid con niños

Después de un paseo agradable de unos 35 minutos en coche llegamos a la entrada del Safari Madrid. Lo primero que nos explican es que el parque está dividida en zonas. En algunas zonas se puede ir a pie, como en el Mini zoo, el Rincón de los mansos, en la zona de Aves, la de Reptiles y en la zona de recreo. No obstante, la sección estrella de Safari Madrid, son los animales en semi-libertad que podemos obervar desde nuestro coche. Hay cebras, elefantes, jirafas, arrui, llamas, dromedarios, bisontes, hipopótamos, osos negros, rinocerontes, tigres, leones y mucho más. El parque no tiene un orden obligatorio por lo que nosotros hicimos una mini votación y empezamos por el plato fuerte, los animales en semi-libertad.

Compramos unas zanahorias a la entrada y nos adentramos a la salvaje sábana africana. En la parte de animales en semi-libertad se nos permite darles de comer siempre y cuando no bajes del coche. En la propia puerta del safari se pueden comprar zanahorias, pero si quieres ahorrarte los 3 euros que cuestan, puedes traerlas de casa.

Dromedario en el Safari Madrid  

Al principio de recorrido encontramos animales tranquilos, como llamas o alguna cabra. No obstante, los niños ya se habían pasado a la parte delantera del coche con nosotros, ya que estaban un poco nerviosos. Cada vez que se acercaba una pobre cabra o camello en busca de su aperitivo, los dos hacían el grito de tarzán y teníamos que subir rápidamente las ventanillas por miedo a provocar una estampida.

Safari Madrid desde el coche

Nos impactó ver cómo los animales pasan a escasos centímetros del coche, con toda la tranquilidad del mundo y simplemente esperando algo para comer. Es alucinante ver cómo pueden convivir especies de animales tan dispares, algunos más fieros que otros y cada uno en su “territorio”.

Cuando pasas por la parte de animales más “peligrosos” como pueden ser los leones, osos, tigres o monos, la organización del parque te obliga a cerrar la ventana, y el circuito pasa a cierta distancia de ellos, algo que junto a los vigilantes que se cada pocos metros te da bastante seguridad.

Elefantes en el Safari Madrid

Después de tanta emoción, gritos y alguna baba que otra en el cristal del coche, nos fuimos directamente al “Rincón de los mansos” donde los enanos pasaron un rato divertido dando de comer a los animales más tranquilos. Aunque eso de “tranquilos” queda en un segundo plano cuando los animales ven la comida...

Rincón de los mansos en el Safari Madrid

Justo al lado del rincón de los mansos tienes la opción de montar en un poni o en un dromedario por 5 euros. Podéis imaginar cual era la opción de mis hijos, pero tras unos minutos de discusión conseguimos convencerlos para subir al caballito.

Montar a caballo en Safari Madrid

El “mini zoo” es una sección del safari que se ha creado gracias a los animales confiscados a personas que no tenían autorización para tenerlos. Por sus características no pueden estar en libertad (pumas, jaguares, gorilas, chimpancés, macacos de Gibraltar, avestruces o mapaches).

Como no podía ser de otra manera en un Safari creado por Felix Rodriguez de la Fuenta, no podía faltar la zona de felinos, reptiles y aves donde se hacen exhibiciones maravillosas con rapaces que fue la primera (inaugurada por el propio Félix en 1978) de España.

Nosotros fuimos a pasar la tarde y nos quedó por ver alguna zona como la zona de ocio donde tienen desde un circuito de karts (que también se pueden montar los más pequeños porque son de doble asiento) hasta toboganes gigantes.  

Safar Madrid en familia

Como esta zona no está cerca las instalaciones del Safari cuentan con amplias zonas de picnic donde uno se puede llevar su propia comida o comprarla en los diferentes puestos del parque.

Yo tuve que esperar casi 35 años para descubrir que había safari en Madrid, pero nuestros peques lo han podido antes. Creo que es una actividad ideal para hacer con niños, es algo que sale de lo habitual como puede ser el zoo o faunia y lo disfrutan como enanos. Además no sale excesivamente caro (17€ los adultos y 13€ los niños), eso sí, llevad el camino mirado para no tardar más de lo necesario.

Si queréis saber mas, podéis echar un vistazo a la página oficial del safari.

Datos de interés: Carretera Navalcarnero- Cadalso de los vidrios, km 22 28260 Aldea del Fresno, Madrid.
Horarios: 10.30 a 19:30

Horarios de exhibiciones. Consultar la página web ya que cambian en función de la época.

Sobre el autor

Menudos viajeros's picture

Menudos viajeros

Somos Menudos Viajeros! Una familia con un papá español y una mamá holandesa y dos niños (6 y 4 años) dispuestos a comerse el mundo.

Opiniones

Déjanos tu opinión