You are here

Marruecos con niños: Tánger

Sarah y Francisco viajaron con su hijo Ismael de 17 meses a Marruecos. Pasaron una semana en Tánger, también llamada la ciudad blanca y la puerta de entrada a África. Aquí nos cuentan su experiencia. 

El transporte
Para llegar a Tánger combinamos el coche con barco, bus y taxi. Ya que vivimos en el sur de España, fuimos en coche hasta Algeciras. Allí cogimos un barco hasta el nuevo puerto “Tánger Med” y de allí un bus hasta la estación de Tánger que está a unos 40 kilómetros. Po último cogimos un taxi hasta Bab Kasbah, la medina de Tánger.

Tánger es una ciudad en la que es fácil moverse. Desplazarse con el carro de bebé era cómodo y callejeamos muchísimo. La gente es amable y siempre que lo necesitas te ayudan.

marruecos con niños

También optamos por el transporte local: pequeños taxis. Tengo que decir que los taxis no tienen silla y a veces ni cinturón de seguridad. Aún así la experiencia fue buena. En uno de los viajes el taxista no paraba de repetir una palabra a unos viandantes que querían coger el taxi (ocupado-ocupado en árabe). ¡Nuestro hijo Ismael era capaz de repetir "ocupado-ocupado" en un árabe perfecto! Es difícil olvidar su mirada aún más grande y brillante de lo normal. Disfrutaba con cada experiencia. 

 

Alojamiento
Nos alojábamos en un Riad para disfrutar de una experiencia local. Desafortunadamente no estaba diseñado para niños (pequeños). Las escaleras eran peligrosas para dejar corretear al niño, no había ascensor (sí 4 pisos de escaleras interminables) y la casa tenía unos elementos decorativos (como espadas) al alcance de nuestro pequeño león. Sí tenían cuna, pero no había trona. 

Riad marruecos

Para la próxima vez elegiremos un hotel como Solazur, Oumnia Puerto o similar donde hemos estado en anteriores ocasiones y que son perfectos para ir con niños.

Visitar
Recomendaría visitar las cuevas de Hércules: Cuenta la leyenda que fue en este lugar donde el coloso de la mitología griega, Hércules, residió después de haber separado Europa de África. Al parecer, fue aquí donde durmió a la espera de cumplir una de sus doce tareas: recoger las manzanas de oro del jardín de las Hespérides. 

Después de ver las cuevas podéis acercaros al Café Hafa y tomar un té o una infusión mirando al mar. El café se fundó en 1921 y está conformado de unas escalonadas terrazas sobre un acantilado entre el cabo Espartel y el cabo Malabata, en el barrio de Marshan. Es un lugar precioso con unas vistas increíbles. 

Otros cafés que recomiendo son el Café de Paris donde los Tangerinos se sientan a leer la prensa y ven la vida pasar, y el café Giralda en la avenida Pasteur que tiene magníficas vistas.

Té marruecos

En familia lo mejor que puedes hacer es pasear tranquilamente e ir descubriendo rincones a vuestro ritmo. Dejaros engullir por el gran Zoco y la Kasbah: ¡los niños disfrutan muchísimo de los colores, los aromas de las especias y el bullicio en general! 

Consejos prácticos
Los últimos días fueron bastante más duros porque Francisco se puso malo con una gastrointeritis. Afortunadamente, debido a la lactancia el peque estaba como un roble. Os aconsejo si viajáis a Marruecos que uséis agua envasada, que lavéis muy bien las frutas y verduras, procurar no comer en puestos callejeros salvo que sean alimentos cocinados y sobre todo que llevéis seguro médico.

¡A disfrutar!

 Sarah Gibrán y Francisco Aguilar

 

 

Sobre el autor

Menudos viajeros's picture

Menudos viajeros

Opiniones

Maria
19 de September de 2016
Hola!! quería preguntarte por tu experiencia con niños en barco o ferry para cruzar el estrecho. Estoy pensando en hacer una escapada con la familia y me gustaría saber si lo recomiendas o no. Gracias y enhorabuena por tu post!
www.clickferry.com

Déjanos tu opinión